martes, 24 de septiembre de 2013

En un rincón del alma...

En un rincón del alma, perdido entre laberintos infinitos, están guardadas las caricias de mi madre, y los abrazos de mi padre...

En un rincón del alma, doblando la esquina y siguiendo recovecos, fueron quedando los sueños inconclusos, las ilusiones de grandeza, y las fantasías geniales...

En un rincón del alma, los recuerdos luchan con el tiempo, para ganarle la batalla a la nada.

En un rincón del alma me encuentro hoy, en el lugar que mañana no ocuparé, y al cual nunca volveré...

En un rincón del alma guardo mis más grandes tesoros: Las risas de mis hijos, los momentos entre amigos, y la familia...

En un rincón del alma, lloro cuando sufro...


En un rincón del alma, me duermo en los brazos de la paz, 

En ese rincón estaré cuando ya no esté...